Técnicas de Estudio: LA SESIÓN DE ESTUDIO.

  Retomamos la serie que llevamos acerca de técnicas de estudio para que sigáis mejorando en vuestro proceso de aprendizaje. Hoy hablaremos de la sesión de estudio.
Hay que acostumbrarse a seguir siempre un orden. Sugerimos el siguiente:
1.  Comenzar a estudiar con decisión (tan pronto como uno se siente en la silla) En cuanto uno se sienta a estudiar, debe desencadenarse en el cerebro el reflejo de que comienza ya la sesión de estudio, sin más preámbulos. Así, la actividad intelectual se pondrá en marcha de forma automática, sin esfuerzo.
2.  Es aconsejable comenzar a estudiar un tema por su aspecto más fácil y agradable o que ofrezca más interés. A medida que se va profundizando en los contenidos, será más fácil acceder a lo que entraña una mayor dificultad. Los contenidos que trabajáis en vuestras oposiciones no son como cualquier contenido de lectura de entretenimiento, por lo que suelen ser en ocasiones áridos y difíciles de asimilar. Aún así, es verdad que dentro de todos los contenidos los hay que nos atraen más que otros. Es por éstos por los que debemos comenzar.
3.  Los puntos más difíciles deben abordarse cuando el nivel de atención y concentración sea máximo.Una vez tenemos hábito de estudio sabemos identificar cuándo se dan estos momentos y cuándo no.
4.  Dejar los trabajos sencillos que no necesitan mucha atención para cuando se esté más cansado: dibujar, pasar apuntes en limpio, hacer trabajos manuales… Ésto nos ayudará a relajarnos y descansar mientras seguimos trabajando.
5.  Descansar periódicamente. El estudiante normal necesita descansar cada cincuenta o sesenta minutos.
Tras la primera hora de estudio, cinco minutos son suficientes para hacer unas cuantas respiraciones profundas frente a la ventana, desentumecer los músculos, estirar las extremidades, beber una vaso de agua….
A partir de la segunda hora de estudio, el tiempo de descanso deberá ampliarse a quince, veinte, o treinta minutos.
No conviene dejar la sesión de estudio cuando haya una cuestión muy difícil que no se ha logrado resolver, sino en algún aspecto de interés y agrado que haga fácil la reanudación del estudio.
DIVIDIR EL TIEMPO DE LA SESIÓN EN 4 ETAPAS:
1) Exploración.
2) Adquisición.
3) Fijación y Repaso.
4) Autoevaluación.
Podemos también mejorar nuestra memoria sobre nueva información con interrupciones en nuestras sesiones de aprendizaje. Si lo hacemos así, nos aprovecharemos de los siguientes ‘efectos especiales’ descubiertos por los psicólogos:
·     Recordamos más de la primera parte de una sesión de estudio. Esto se conoce como EFECTO DE PRIMACÍA.
·     El material aprendido durante el final de una sesión de aprendizaje también se recuerda mejor después. Esto se denomina EFECTO RECIENTE.
·     Si interrumpimos un período de aprendizaje, automáticamente aumentamos nuestra memoria. A esto se le llama EFECTO ZEIGARNIK.
·     Unos pocos minutos después de aprender algo nuevo, la memoria a menudo aumenta durante un corto período de tiempo. Esto se conoce como EFECTO DE REMINISCENCIA.
Si intentamos aprenderlo todo en una sola sesión larga, sólo nos beneficiaremos del efecto de primacía y del reciente, de ninguna manera de los otros dos. Si la sesión se divide en algunos períodos más pequeños, con interrupciones entre ellos, conseguimos aprovecharnos de los cuatro fenómenos naturales.

Debemos ser perseverantes y estudiar con regularidad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *